Secretaría de Asuntos Migratorios del Partido Revolucionario Institucional
Omitir vínculos de navegaciónInicio » Sala de Prensa » Nota
DÍA DE LAS MADRES: DOS MUJERES MIGRANTES DAN SU TESTIMONIO DE CÓMO ES SER MAMÁ EN EEUU
DÍA DE LAS MADRES: DOS MUJERES MIGRANTES DAN SU TESTIMONIO DE CÓMO ES SER MAMÁ EN EEUU

Mexico
Domingo, 10 de mayo de 2020

Entrevista


El festejo del día de la madre se celebra el mismo mes tanto en Estados Unidos como en México. Ambas culturas aprecian el esfuerzo que hacen muchas mujeres, pero hay algunas que sus historias aún están en silencio.

El trabajo, esfuerzo, sudor, abusos y engaños son algunas de las características que hacen a toda mujer paisana trasladarse a la Unión Americana para conseguir un futuro “prometedor” para su familia.

Hay algunas mujeres que desean irse para conseguir un mejor trabajo, otras quieren olvidar malos tratos y en ocasiones dejan todo, incluso hasta sus hijos, para enviar dinero a casa.

Sin embargo, también celebramos que a estas mujeres que lucharon para poder ayudar a otras en el camino: enseñarles que la vida se gana con trabajo y esfuerzo. Dedican parte de su tiempo en ayudar a todo connacional para que tenga buena atención.

Juntamos dos historias de vida para mostrar los casos de esfuerzo y dedicación que han realizado nuestras compañeras connacionales en diferentes ciudades de Estados Unidos. Nos compartieron un pedazo de su vida para ver que una mujer y una madre buscan superarse para ganarse ese cambio y obtener, con mucho esfuerzo, el sueño americano.

Dolores

Hace 34 años que Dolores dejó Ecatepec para vivir en Santa Anna, California. El motivo de dejar su ciudad e interrumpir sus estudios fue para ganar dinero y enviarlo a su familia.Ahora tiene cinco hijos y uno de ellos se va a recibir de ingeniero, pero si regresamos el tiempo y nos dirigimos cuando apenas tenía 16 años, el trayecto de ida hacia el sueño americano fue triste.

La falta de información fue lo que la llevó a pensar muchas veces en la deportación, pero con el tiempo se quitó el miedo de la migra para poder enfrentar la otra realidad.

Ganar en dólares y pagar renta fueron dos realidades que tuvo que superar, pues sabía que su primer salario cubría las necesidades básicas.

Encontró ayuda en una iglesia, ahí se integró a la religión católica y encontró un apoyo de hermandad donde se dio cuenta que la vida de un migrante era distinta.

De casada no sufrió percances con la migra, pero si uno y fue un fuerte golpe familiar cuando se le quemó su casa. Y aunque se quedó en la calle fue apoyada por gente americana que ni siquiera las conocía, pero que la ayudaron.

En esa etapa de su vida logró convencerse de que si agarraba una oportunidad de ayuda no la iban a regresar a México y mucho menos la iban a detener. Al contrario, los grupos eran para apoyar a personas que se les complicara vivir en Estados Unidos.

“Mujeres Migrantes en Progreso” nació como una asociación para apoyar a la mujer en el momento que necesiten información, apoyo y enseñarles lo suficiente para que ellas pudieran saber cómo conseguir lo que necesitan. Es ahí en donde su familia creció más.

Apenas tiene 3 años con esta asociación (dos años en EEUU y un año, como club en México) y Sara ha visto historias de todo: desde mujeres vulnerables (abusadas física y emocionalmente), abuelas con nietos con problemas de drogadicción, mujeres solteras que las dejan, las que tienen dos trabajos, entre otras más experiencias.

Y aunque Dolores se dedica a ayudar a las mujeres, también busca que la familia pueda encontrar un equilibrio y que vivan en paz, pues uno de sus grandes sueños es poder colocar una escuela de belleza y darles clases gratis para que ellas puedan salir adelante.

Alimentos, trabajos y educación son los principales apoyos que hace a la comunidad para poder apoyarlos, pues no quiere que ninguna mujer sufra, con esta ayuda desea que ellas también consigan el sueño americano.

Sara
En el año de 1973 Sara y su familia decidieron dejar su natal Zacatecas (Laguna Grande, del Municipio Escobedo) para migrar a Estados Unidos: Empezaron una nueva vida.

Su madre, sus siete hermanas y dos hermanos, se establecieron y poco a poco empezaron a conocer como era la Unión Americana.

A pesar de que hizo su vida normal, nunca se separaron de sus raíces, pues eso los definía como familia y aunque vivió algunos eventos de discriminación pudieron salir adelante.

Su primer reto fue hablar otro idioma, el segundo fue adaptarse a la cultura, y el tercero fue no perder sus raíces, pues siempre añoró regresar a casa.

En secundaria conoció a su marido y ahora es madre de tres hijos.

Cifras
De acuerdo con estudios de El Colegio de México, en circunstancias normales (no de confinamiento) las mujeres mexicanas desempeñan en el hogar 39 horas de trabajo no remunerado a la semana, y los hombres 13 horas.

Y de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el trabajo no remunerado que realiza el 75% de las mujeres en sus casas representa el 23.5 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, equivalente a 5.5 billones de pesos (2018). El INEGI indicó que cada persona participó en promedio con 42 mil 602 pesos anuales por sus labores domésticas y de cuidados.



Visitas: 328





SÍGUENOS EN:

TWITTER
LO MÁS LEÍDO
EFEMÉRIDES

+ ver todas


¿SABÍAS QUE...

+ ver todos